DANZA BIÓNICA

"Que es una mala hierba? Una planta cuyas virtudes nunca han sido descubiertas" Ralph Waldo Emerson.

El movimiento del planeta Tierra al rotar en torno al sol es imperceptible para los seres humanos, pero no para las especies que integran el mundo vegetal. Los árboles y las plantas existen en el marco de los ciclos solares y del movimiento de la tierra a través de su órbita.

La Danza Biónica pretende ilustrar el dinamismo y la flexibilidad del árbol en contraposición a la estaticidad con la que, históricamente, ha sido percibido por el ser humano. Es una disciplina artística-terapéutica que pretende ahondar en el vinculo misterioso entre humanos y plantas, y que persigue el establecimiento de un animismo dual perceptible para el ojo humano. La Danza Biónica es una búsqueda incansable, a través del baile, de un nuevo lenguaje artístico, donde el bailarín o bailarines pueden indagar en su propia expresividad empleando el árbol como ancla y núcleo de la coreografía.

La interacción de seres humanos con seres vegetales de una manera deliberada y estudiada, a nivel terapéutico es prácticamente inexistente, y sin embargo, el autor Marc Silverstone ilustra en su fascinante obra No me acuerdo una expedición terapéutica a través de interacciones físicas y emocionales con árboles, que desembocara en la convicción absoluta de los poderes curativos del árbol.

Llama la atención en este contexto las investigación de Michael Pollan en La planta inteligente, que reaviva el debate sobre la inteligencia vegetal, siguiendo la estela de Charles Darwin y de su obra El poder del movimiento en las plantas. Pollan afirma que las plantas poseen “..algún sistema de procesamiento de la información similar al cerebro..” dada su optima adaptación a una gran cantidad de factores y variantes.

La culminación de esta obra, por tanto, podría potencialmente ofrecer respuestas a un sinfín de preguntas sobre el movimiento y la inteligencia vegetales, así como acerca del impacto que estos pueden tener sobre los seres humanos, al establecerse un dialogo físico e intelectual con la planta.

Bailarines de ballet, flamenco, danza contemporánea y otras areas, han practicado la Danza Biónica como disciplina artístico-terapéutica con resultados extraordinarios a nivel escenográfico y estético, pero también a nivel emocional e intelectual.

La Danza Biónica posee un potencial inexplorado a nivel terapéutico ademas de ser una obra de arte cautivadora y rebosante de innovación. Es una oda a la naturaleza, y al árbol como guía, en un mundo necesitado de una toma de conciencia ecológica inmediata, para así poder afrontar los graves problemas medioambientales a los que se enfrenta la Tierra.


Copyright ©